🎓 Motivación 📚 Hábitos 🐷 Finanzas Personales

La Procrastinación y cómo combatirla

La Procrastinación y cómo combatirla

Personalmente debo admitir que al momento de escribir este artículo ya lo había postergado bastante tiempo. Una de las cosas que sucede con la procrastinación es que aún cuando eres consciente de que la sufres en algún momento, simplemente saberlo no la evita. Procrastinar es más complejo, tiene que ver en cómo razonamos frente una asignación, en cómo valoramos nuestra imagen personal y finalmente involucra más que solamente fuerza de voluntad.

Imagen cortesía de: https://giphy.com/gifs/deadline-sNjTRqN38JDXy

Comencemos por una definición y a partir de allí haremos unas consideraciones de cómo lidiar con este problema de la postergación. Cómo muchos otros términos que usamos actualmente “procrastinación” proviene del latín, procrastinare: pro, adelante, y crastinus, referente al futuro. Y es esto justamente lo que sucede con la postergación, nuestra mente se adelanta y crea una imagen de lo que sucederá, produciendo en nosotros incomodidad y ansiedad. Como respuesta a esta imagen mental, abrumadora, inquietante, peligrosa, tediosa, difícil o estrasante de las tareas pendientes que se nos presentan la respuesta es postponer su realización.

Debemos identificar que tipo de procrastinador eres al momento en que creas consciencia de no querer realizar una determinada tarea. Aúnque los motivos son muy diversos, solo existen 3 categorías:

  • Evasión: no empezar una tarea por miedo al fracaso
  • Activación: postergar una tarea hasta que la fecha límite nos obliga a realizarla a falta de alternativas.
  • Indecisión: postergar una tarea pérdido entre las posibles opciones para realizarla mejor.

Sin embargo, las causas por las que tendemos a procrastinar, son muy variadas y esto es debido a la carga emocional de ansiedad sumado a la sensación de fracaso o frustración de realizar determinada tarea. A continuación mencionamos una lista con algunas de las principales razones que nos llevan a procrastinar:

  • Pereza: cansancio, desánimo o abrumación de la tarea que debo ejecutar.
  • Miedo: por desconocimiento, falta de dominio, resultados inciertos y manejo de cargas emocionales que ralentizan el desempeño de la actividad.
  • Indecisión: dudas sobre lo que se requiere, por dónde comenzar la actividad, lo que nos lleva a apartar el tema hasta aclarar lo que se debe hacer.
  • Mala organización y/o planificación: querer abarcar tanto que al final no planificamos bien el tiempo de cada actividad, lo que nos lleva a posponer entregas que generalmente son importantes.
  • Falta de energía y vitalidad: mal manejo del tiempo, es decir, el mejor horario para concentrarse y enfocarse varía de acuerdo a cada persona, pero cuando lo importante lo vamos dejando de último el estrés y la ansiedad nos comen el rendimiento y la concentración, lo que nos deja sin energía a la hora concentrarnos para culminar el trabajo.

Estas características pueden darse por separado o combinadas entre ellas, pero siempre que se presente la procrastinación alguna de ellas estará presenta. Entre la recomendación de muchos especialistas se encuentran las siguientes:

1.- Fijar pequeñas metas a corto plazo: Comienza creando un cronograma de actividades y asígnale un tiempo estimado a cada tarea, luego que lo tengas elaborado trata de cumplirlo. Cuando comiences a cerrar las actividades el estrés y la ansiedad disminuirán.

2.- Establecer recompensas y premios una vez cumplida la tarea: Cuando concientizamos que las tareas se deben realizar y procedemos a cerrarlas satisfactoriamente en el tiempo indicado, podemos darnos un premio como recompensa por el buen trabajo que realizamos.

3.- Realizar las tareas más difíciles en primer lugar: ¡Divide y Vencerás! Si la actividad es muy complicada sepárala en pequeños grupos de actividades que puedas ir atacando en poco tiempo, de esta forma reduces la posibilidad de procrastinar. Debes encontrar motivación en las actividades a realizar y asumir las responsabilidades correspondientes a las tareas a ejecutar.

Ahora que estamos al corriente de nuestra situación con nombre y apellido, ¿será más fácil enfrentar al monstruo? Realmente no se sí será más fácil, pero con las herramientas indicadas,  un poco de paciencia, constancia y perseverancia puedes vencer aquello que te hace concentrar tu tiempo y energía en lo que realmente no importa.

En nuestros próximos artículos te estaremos hablando de un conjunto de tips que te permitirán eliminar la Procrastinación de tu vida. ¡No te lo puedes perder!